Después del restaurante lo que apetece es un polvo

Jorgieboy / 23:38 /
/
Una pareja está en el restaurante italiano cuando entran en una caliente conversación sobre sexo. Al llegar a casa se ponen manos a la obra y el macho tatuado le pasa la lengua por el ojete de la golfa de peras operadas. Una vez se coloca encima el macho la perfora repetidas veces hasta que eyacula en su cara de viciosa.


Tags: sexo, Borrachas, semen, restaurante.
Categorías: Tetas grandes, Corridas, Rubias.